fbpx

hosting gracias a

Bienvenido!

Recuerda loguéarte para acceder a todo el contenido

¡Volvemos al Congo!

Ahora, ya estamos allí, trabajando para que todo salga lo mejor posible.

Tras un largo viaje con escalas, llegamos al aeropuerto de la R.D del Congo. Hace sólo dos años el aeropuerto era peligroso, además de un auténtico desastre… Ahora, con las obras, es mucho más seguro, hasta elegante. ¡Y tiene 3 cintas para las maletas! Ha mejorado muchísimo; aun así, las costumbres de los congoleños de ayudar en el aeropuerto a recoger las maletas, sigue estando vigente para poder sacarse algún dinero. Rápidamente, pero, Alexi, a quien ya conocemos de otros viajes, nos localización y se lanzó a saludarnos efusivamente. No sabéis lo agradable que resulta, después de estos años de trabajo, que un congoleño acuda a recogernos al aeropuerto como si de su familia se tratara, acogiéndonos, situándonos por el camino en las circunstancias del país… y es que estos meses han sido difíciles por la inestabilidad política.

Tardamos solo una hora en llegar a la residencia; se notaba que era día laborable y a esas horas ya no había tanto tráfico. Los caminos hasta llegar a Kimbondo se han deteriorado mucho con la estación de lluvias: las zanjas y los desniveles son espectaculares.

Al llegar a casa nos acogió Emma, la voluntaria suiza, que ha vuelto para seguir trabajando en la formación de Hostelería. La conocimos aquí en el pasado viaje; hemos mantenido la amistad por WhatsApp en estos cuatro meses -ella en Suiza, nosotras en Barcelona- y parece que hayamos coincidido toda la vida. África une, y la cooperación, más todavía.

Al día siguiente empezamos con el trabajo. Aunque no tuvimos luz (solo 15 minutos en todo el día), nos las arreglamos con linternas para poder arreglarnos y desplazarnos por la residencia. Después de desayunar, nos fuimos a la Antena Kimbondo, donde está Taty, la cooperante local. Allí, aunque tampoco tenía luz, estuvimos trabajando hasta que las baterías de nuestros ordenadores se acabaron: necesitábamos evaluar el proyecto de campesinas con mayor profundidad. A las 12 del medio día, encendieron un grupo electrógeno para que pudiéramos cargar los ordenadores para poder seguir trabajando el resto del día. En la hora de comer, pero, nos encontramos con Pascaline, la coordinadora del proyecto, que nos puso al día de los avances en las tierras y en el trabajo.

Después de una lluvia tropical, de esas que empiezan y acaban en media hora, dejando todo inundado, salimos a pasear con Emma para ver la caída del sol en el Valle de Kimbondo. Todo está mucho más verde que en nuestro anterior viaje, estamos en plena estación de lluvias. Salimos con la cámara, dispuestas a fotografiar el valle, y unos niños se nos acercan: ¡mundele, mundele, nous volons un bombon!

Nos hicimos unas fotos con ellos y seguimos andando.

 

Sants 14-16, Principal - 08014, Barcelona

Avíso legal, Política de cookies y Protección de datos.

FUNDACIO MONTBLANC PER A LA PROMOCIÓ DE LA DÓNA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar sus servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de su navegación. Para obtener más información sobre estas cookies y el procesamiento de los datos personales, consulte nuestra Política de privacidad y cookies. ¿Acepta estas cookies y el procesamiento de los datos personales que implica?