fbpx

hosting gracias a

Bienvenido!

Recuerda loguéate para acceder a todo el contenido

CECFOR y una visita inesperada

Nos levantamos, nos duchamos y arreglamos para ir a desayunar, con el pelo mojado a falta de secador. Después, aunque seguíamos sin luz, fuimos a ver la Misa que un sacerdote celebra en el oratorio del Lycee Technique et Professionel. La capilla estaba llena de familias con niños, y se disponían a cantar en Lingala y en francés. A mitad de misa volvió la luz, nadie se inmutó: están tan acostumbrados que todo siguió con total normalidad.

Aprovechamos la mañana para hacer plan de trabajo. El día estaba feo y empezó a llover.

Después de comer carne estofada, plátano frito y repollo (aquí se come a las 13h), todo buenísimo, y descansar un poco, tenemos una pequeña reunión con Mafalda, directora de proyectos de CECFOR, y Taty, coordinadora de nuestros proyectos.

La reunión resultó ser mucho más gratificante de lo que nos esperábamos: están trabajando mucho. Más tarde, Mafalda nos acercó a ver a Rosa, al orfanato de Mama Koko.

Situado en medio de un hermoso paisaje más de unos pocos kilómetros de la bulliciosa ciudad de Kinshasa (República Democrática del Congo), el orfanato de Mama Koko y su pediátrica Kimbondo extienden hoy en unas pocas hectáreas en la cima un espléndido valle, en medio de una naturaleza verde y lleno de riquezas. La conmovedora historia de estas instalaciones se inició en 1989, cuando el padre Hugo Rios Diaz de la Comunidad de los Misioneros Claretianos (pediatra de Italia) y la Dra. Laura Perna (profesora universitaria retirada, también de Italia) , decidieron fundar una estructura simple para dar cabida a los niños enfermos. Comenzaron desde la nada, impulsados por el amor incondicional de ayudar a los niños de Kinshasa y el sueño de ofrecer cuidado gratuito para todos. Inicialmente, solo había un edificio pequeño, pero luego, con esperanza, perseverancia y una lucha feroz, la pediatría crecía día a día; en la actualidad se divide en varios pabellones: cuidado general, cardiología, tuberculosis, laboratorio y sala de radiología, un servicio de emergencias (incluyendo una sala de transfusiones de sangre), una lavandería y una casa para alojar a los voluntarios.

Pudimos recorrer el orfanato, conocer a otros voluntarios y también al Padre Hugo, promotor del centro en el que se alojan 1.000 niños y jóvenes. Allí encontramos también a Javier, médico jubilado de Pamplona, impactado por su nueva experiencia.

Volveremos, seguro, para documentarnos y poderos enseñar más imágenes. Es espectacular la labor que hacen aquí.

A la vuelta a nuestra residencia cenamos (a las 19H) y estuvimos un rato de tertulia con el personal y estudiantes residentes. Es lo bueno de estar alojadas en una residencia: conoces a gente del país con la que hablar para entender su cultura.

Nos fuimos a dormir pronto, había sido un día intenso.

 

Sants 14-16, Principal - 08014, Barcelona

Avíso legal, Política de cookies y Protección de datos.

FUNDACIO MONTBLANC PER A LA PROMOCIÓ DE LA DÓNA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar sus servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de su navegación. Para obtener más información sobre estas cookies y el procesamiento de los datos personales, consulte nuestra Política de privacidad y cookies. ¿Acepta estas cookies y el procesamiento de los datos personales que implica?